El valor del ajedrez (Segunda parte)


Comment
732

Antes de leer esta lección, espero que hayas leído la primera parte (ver). Si no lo haces, estarás confirmando la respuesta que doy aquí.

 

En la primera parte hablamos sobre la influencia positiva del ajedrez en tu vida:

El ajedrez entrena tus habilidades mentales.
El ajedrez te brinda una profunda comprensión de principios estratégicos.

 

Si esto parece lógico, entonces ¿por qué parece que la MAYORÍA de los ajedrecistas no aplican en la realidad sus habilidades mentales entrenadas?

¡Sigue leyendo!

 

———————-
Tyler Durden: ¿Sabes lo que es un edredón?
Narrador: Es una colcha…

Tyler Durden: Es una manta. Tan sólo una manta. Pero por qué las personas, como tú y yo, sabemos qué es un edredón? ¿Acaso es esencial para nuestra supervivencia, en el sentido de cazadores-recolectores? No. ¿Entonces qué somos?
Narrador: …¿Consumidores?

Tyler Durden: Exactamante. Somos consumidores.

Chuck Palahniuk “Club de la pelea”

———————

 

¡Ahí está! ¡Ésa es la razón del por qué! Estamos tan acostumbrados y confiados en las soluciones prefabricadas, que hemos olvidado cómo pensar de manera independiente.

 

Cuando tienes dudas sobre algo en ajedrez, ¿qué haces?

Abres un libro, buscas en una base de datos o activas un programa de ajedrez en tu computadora. ¿No es así? Y puede que no haya nada malo en eso. La información es fácilmente accesible, así que debemos procurar aprovecharla. Así es como la MAYORÍA de ajedrecistas andan en estos días de las computadoras e internet. Pero, ¿no se nos olvida algo?

 

Sí, olvidamos pensar por nuestra propia cuenta.

 

Tal vez, dirás: “Oh, gracias… ¡Qué gran descubrimiento!”

¿Cierto? Por favor, sigue leyendo.

 

He tenido muchos diferentes pupilos. Cuando he empezado a entrenarlos, frecuentemente me sorprendo al ver CUÁNTOS errores obvios cometen. Incluso, muchos de estos errores obvios ya habían sido resaltados por sus anteriores entrenadores.

 

Voy a dar sólo unos pocos ejemplos (o si no, esta lección no terminaría nunca :) ).

El jugador de ajedrez pasa mucho tiempo puliendo sus aperturas. Cuando analizo sus partidas, veo que la evaluación de la posición se inclina bastante, en ambos sentidos, durante toda la partida. Viendo esto, ¡es totalmente claro que el resultado final no tiene relación directa con la posición resultante de la apertura!

La conclusión salta a la vista: las aperturas no son tan importantes para este jugador por ahora. Primero éste debe eliminar sus debilidades más significativas. ¿Por qué el mismo ajedrecista no se da cuenta de esto?

 El jugador de ajedrez gasta su tiempo aprendiendo posiciones teóricas de finales. PERO esas posiciones nunca ocurren en sus partidas reales. Tal vez ésta no es la manera más efectiva de entrenamiento para este ajedrecista, ¿no te parece? :)

 El jugador de ajedrez resuelve miles de ejercicios de táctica, aunque casi nunca pueda ejecutar combinaciones en sus partidas reales. Esto ya debería haberlo forzado a cambiar algo en su entrenamiento, ¿no es así?

 El jugador de ajedrez quiere cambiar sus resultados. Al mismo tiempo NO quiere cambiar su forma de entrenar/pensar/jugar. ¿No es obvio que la primera cosa sólo puede ser consecuencia de la segunda?

Alguna vez, Einstein definió la demencia como ‘repetir la misma cosa una y otra vez… y esperar obtener diferentes resultados’. ¿Será que todavía estamos a tiempo de curarnos de esa locura y cambiar la forma como encaramos el ajedrez?

 

La lista anterior podría seguir ampliándose sin parar…

Los errores nombrados parecen obvios (especialmente después de que los he explicado :) ). Entonces, ¿por qué los ajedrecistas continúan cometiéndolos? Por favor, toma tu tiempo para pensarlo.

Comments
Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Like this Post?

Sign up for my blog updates and never miss a post.

SEND

You May Also Like This